El ciber que viene. Abróchense los cinturones.

La tertulia de Europa en suma sobre ciberseguridad, con el experto Juan Antonio Gómez Bule.

DSC 8189

 

Muchos recordarán el final de Blade Runner:

“Yo... he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.”

Bien, pues eso, ciencia ficción, es parecido a lo que nos va a tocar ver a nosotros, si seguimos aquí.

El ejemplo más sencillo: el “recordatorio de huevos” (sic), que te dirá cuantos huevos (sic) te quedan en el frigorífico, vía Internet.

Todos a tierra, que vienen (ahora) los federales.

La tertulia de Europa en suma con Enrique Barón, ex presidente del Parlamento Europeo, autor del libro La hora del federalismo.

DSC_7979

Lo federal es trendy, chic, cool, hipster o como se le quiera llamar. Queda bien. Ser español está mal, suena a outdated o fascistorro. Ser federal suena a progresista a descentralización, a antiespañolismo centralista.

Aprobamos la muy apreciada entonces Constitución del 78, que hoy suena a trasnochada, a nacionalista. No lo sabíamos entonces, caramba. Y unos, frente a las tensiones independentistas, proponen el modelo federal, mientras que otros aseguran que somos más federales que algunos Estados que así se llaman.

¿Y que es federal, nos preguntamos?

¿Cada uno a lo suyo, es decir que cada uno recaude sus impuestos, como propone Mas (o menos); que los de Igualada, Montánchez o Medina del Campo, se las arreglen solos?

Se  pone siempre, para lo malo y para lo bueno, el mito de la República Federal de Alemania, que no alemana, como suele decir algunos polivalentes tertulianos  de TVs& Radios.

Aquí Bruselas, tenemos noticias

La tertulia de Europa en Suma con el secretario de Estado para la Unión, Íñigo Méndez de Vigo.

DSC_7607_450x308

Efectivamente, tenemos noticias de la capital de los 28, unas buenas y otras, no tanto.

La buena es que meses después de las elecciones al Parlamento Europeo e, indirectamente, a la presidencia de la Comisión tenemos “ejecutivo” al completo, Presidente y Comisarios.

La no tan buena es que las informaciones que llegan de la capital de la unión ocupan, como es habitual, lugares marginales en los informativos, desplazadas por fallecimientos, amenazas separatistas varias o inminentes ataques USA. Solo nos acordamos de la gente de Bruselas cuando hay tormenta (económica), para echarles la culpa de todo.

Cierto es, reconoce Méndez de Vigo, que cuando llegó la crisis, la Unión no estaba dotada de los instrumentos suficientes. Y cita al presidente saliente del Consejo, Van Rompuy quien decía que hace seis años, cuando el barco se hundía, fueron a buscar  los botes salvavidas y no existían. Hubo que construirlos allí mismo, sobre la marcha.

Grecia: parece (de momento) que salimos de esta.

La tertulia de Europa en suma con el embajador griego en España, Francisco Verros.

DSC_5998

Hemos sido el chivo expiatorio de muchas tensiones europeas. Se han dicho muchos tópicos sobre nosotros en los últimos tiempos, por ejemplo que los griegos no trabajamos. No es cierto, asegura el embajador griego.

Las cosas están cambiando, afirma Francisco Verros. En los primeros meses de este año y a finales de 2013 hemos tenido superávit en el presupuesto por primera vez en mucho tiempo. El año pasado alcanzamos un record en turismo, 18 millones de visitantes, mucho para un país de 11 millones. No está nada mal. El comercio exterior ha ido mejorando en los últimos cuatro años. Tenemos la sensación de que ha pasado lo peor.

Pero hay problemas serios, reconoce el diplomático heleno: el desempleo es del 27%, el paro juvenil del 60. La deuda asciende al 170% del PIB, y cuando comenzó el rescate era del 125. ¿Se podrá pagar?, se pregunta. Depende  de las condiciones, reconoce. Si los plazos de alargan y bajan los tipos, sí. Pero esperamos que el PIB vuelva a crecer; este año puede subir en torno al  2`7% . Creo que podremos superar la situación con la ayuda de los socios europeos. Hemos hecho reformas muy importantes, de hecho somos los primeros en grandes reformas en la Unión, pero es cierto que amplios sectores de la clase media han pasado a niveles de pobreza.

¿Una Weimar, en grande?

Análisis de las elecciones europeas con corresponsales en España en la  tertulia de Europa en suma.

DSC_5892 (450x350)

“En las elecciones de 1930, en Alemania, el Partido Nazi pasó de ser el noveno partido en el Reichstag, a convertirse en el segundo, superando incluso las expectativas de Hitler. Los comunistas también ganaron votantes, pero los partidos moderados se vieron debilitados al verse abandonados por la clase media”. De los periódicos de la época.

En primer lugar cabe preguntarse ¿Esto ha sido serio? ¿O se ha votado no con el corazón, sino con el hígado?

En segundo lugar, la buena noticia: la gente es buena, han votado muchos inscritos, teniendo en cuenta que las cosas van mal, en algunos casos muy mal, y que la desconfianza de la población en los partidos tradicionales es enorme.

Aunque los “grandes medios” han dejado de lado, una vez más, que el primer partido europeo sigue siendo el de la abstención. No se han tenido en cuenta, además,  los cientos de miles de votos en blanco o nulos y la atención se han centrado en las caídas y subidas sobre lo que se ha votado.

A pesar de todo, ¿que el PP tiene problemas a nivel nacional por la crisis y la corrupción?, pues se le vota, sobre todo en su feudos, como el barrio de Salamanca, en Madrid, o los Remedios, en Sevilla.

¿Que el PSOE tiene problemas en Andalucía, dónde no ha sacado a la región de la crisis en décadas de gobierno y tiene problemas con los EREs? , pues se le vota.

UNA VISIÓN CRÍTICA PERO APASIONADA SOBRE EUROPA

Tertulia con los nuevo aspirantes al Parlamento Europeo: “Ciudadanos”,  “Recortes Cero”,  “Podemos” y “Primavera Europea”

FOTO5

Tienen en común su juventud (tanto la de las formaciones como la de quienes vienen a nuestra tertulia), su crítica radical al funcionamiento de la UE, especialmente en relación con la crisis, y  su aspiración a convertirse en alguna de las formaciones que entren de nuevas en el Parlamento Europeo tras las elecciones del 25 de Mayo. También coinciden en su crítica a la “partitocracia”: todos han celebrado elecciones primarias para la designación de candidatos: quieren que su forma de hacer política marque la diferencia.

 

Poco antes de nuestra tertulia, se ha conocido el último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Al contrario que otros pronósticos publicados en varios medios con anterioridad, que hablaban de las posibilidades de obtener escaños de “Ciudadanos” y “Equo”, en su Avance Prelectoral el CIS sólo otorga un escaño a una de esas formaciones,  “Podemos”. El sondeo puede consultarse en el siguiente enlace:

http://www.cis.es/cis/opencms/ES/NoticiasNovedades/InfoCIS/2014/Documentacion_3022.html

 

Son dos periodistas, Amelia Martínez y Sara Montero, y dos economistas, Inés Doriga y Roberto Hernández, para hablarnos de los programas de cuatro formaciones políticas: “Podemos”, “Recortes Cero”, “Primavera Europea” (que agrupa a Equo, Compromís, la Chunta Aragonesista y cinco formaciones más) y “Ciudadanos”.

La derecha huele la sangre y quiere dinamitar la Unión (y la política).

La tertulia de Europa en suma, con Juan Fernando López Aguilar, jefe de la delegación socialista española ante el Parlamento Europeo.

DSC_5581 (450x306)

Como no cambien las cosas, en cinco años, de aquí a 2020, la idea europea puede ser invendible, sostiene López Aguilar. Las próximas elecciones al Parlamento Europeo, dice, son las más importantes que hemos tenido porque la Unión atraviesa su peor crisis, que no nació aquí sino al otro lado del Atlántico, aunque nos afectó enormemente. Pero la crítica a Europa no puede ser el antieuropeísmo, subraya.

 

Tenemos 125 millones de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza y 27 millones de parados en el área común. La Unión es un proyecto supranacional regido por el derecho, asegura el candidato socialista, que hoy se encuentra desunida frente a la adversidad. Vuelven los prejuicios, la estigmatización de vecino y suben los populismos.  En el Parlamento Europeo, recuerda López Aguilar, hay 80 escaños a la derecha de la derecha, cargados de odio contra los gitanos, los judíos, los homosexuales y contra la gente del sur. Hoy, los fascistas no se presentan de la misma forma que en los años 30 del siglo pasado. Hoy, explotan la angustia de los ciudadanos y el miedo con respuestas simplonas  frente a problemas complejos. En España hay un porcentaje de activistas de extrema derecha y ese conglomerado está metido en el PP.

En campaña, pero sin candidato

La tertulia de Europa en suma con el presidente del Partido Popular Europeo, Antonio López-Istúriz.

DSC_5454 (450x330)

El 25 de mayo vamos, o al menos estamos convocados, a las elecciones europeas, pero tenemos muy poco debate y la sombra de la abstención como muestra de apatía o protesta planea sobre los comicios.

No nos engañemos, si los manifestantes ucranianos enarbolan la bandera de la Unión en las calles de Kiev es porque quieren vivir, disfrutar, del Estado de bienestar común, siguiendo, por ejemplo, el modelo alemán, como nosotros antes de 1986. La Unión significa prosperidad, pero es cierto que si las cosas van mal, la culpa la tiene Bruselas, que nos manda la troika.

Antonio López-Istúriz ilustra el desconocimiento profundo que tenemos sobre Europa. Cuenta que se encontró con unos conocidos en un aeropuerto y le dijeron que venían asombrados de Eslovenia. No hemos visto tropas soviéticas, ni Kalashnikov, le comentaron asombrados, a lo que el eurodiputado respondió que Eslovenia pertenecía a la Unión, que Yugoslavia se había desmembrado y que el muro de Berlín cayó hace 25 años. Caramba, no sabíamos, respondieron los viajeros Low Cost. Pero, en el fondo, Ryan Air y su política de: Volemos barato aunque no sepamos a dónde vamos, ha contribuido a incrementar el conocimiento sobre Europa y entre los europeos.

La abstención da alas a los enemigos de Europa

Publicado originalmente en ZoomNews

elecciones_europeas_2009_ep_0

 

Cada vez son más ciudadanos los que no esperan nada de la polític.

 

 

La nostalgia del autoritarismo que resuelva los problemas básicos es la antesala de las dictaduras populistas.

 

Un 36,3% de abstención y un 3,5% de votos blancos o nulos suponen un 40% de electores franceses que muestran así ostensiblemente su desafección, cuando no su rechazo, de la política. Es una de las conclusiones más dramáticas de las últimas elecciones municipales en Francia, más allá del descalabro del Partido Socialista y del auge del Frente Nacional, aupado hasta el tercer puesto del espectro político.

El fenómeno no se había producido nunca. Los galos están muy apegados a su comunidad más próxima, su ayuntamiento, del que reciben buena parte de los servicios, y al que aportan una parte importante de sus impuestos. Sus pulsiones abstencionistas se habían materializado hasta ahora en las sucesivas elecciones europeas, contempladas, al menos hasta ahora, como un trámite lejano, en el que unos políticos antaño famosos, y luego amortizados, se disputaban una especie de canonjía de nulo futuro político doméstico a cambio de una pingüe remuneración quasi vitalicia. Que esa tendencia al alejamiento se haya materializado ahora en unos comicios tan cercanos debería poner muy en guardia a una casta a la que el electorado percibe cada día más ajena a sus propios intereses.

TOP