Elecciones al Parlamento Europeo: esta vez será distinto.

Ignacio Samper, invitado en la tertulia de Europa en Suma

IMG_0336 (450x338)

Esta vez es diferente: ese será uno de los lemas más expresivos y el gran argumento a la hora de animar a la gente a votar en las próximas elecciones al Parlamento Europeo, en mayo de 2014. Esta vez va a ser distinto, en efecto, entre otras cosas por el nuevo papel que el Tratado de Lisboa otorga a la eurocámara, y porque la designación del futuro presidente de la Comisión va a depender directamente de los resultados electorales y de la configuración política del nuevo Parlamento Europeo en virtud del voto popular.

Como insistía en destacar Ignacio Samper esta semana, en la tertulia de Europa en Suma, se trata, esta vez, de politizar y democratizar las elecciones europeas, es decir, de hacer política, y no tanto de suscitar y alcanzar consensos, que parecía ser la consigna hasta ahora. El director de la Oficina del Parlamento Europeo en Madrid resaltaba la importancia y el valor de este nuevo planteamiento a la hora de combatir el desinterés que tradicionalmente ha acompañado a los comicios europeos, y que se ha reflejado con frecuencia en índices de abstención descorazonadores.

IMG_0338 (450x338)

Hacia la Unión Política. 2014, Unas elecciones decisivas para la Unión Europea

Santander

Del 2 al 4 de septiembre ha tenido lugar en el Salón de Baile del Palacio de la Magdalena, en Santander, el curso de verano "Hacia la Unión Política. 2014, Unas elecciones decisivas para la Unión Europea".

La Inauguración la realizaron el presidente del consejo federal español del Movimiento EuropeoEugenio Nasarre, y el director del curso, Patxi Aldecoa. Después de la inauguración tuvo lugar la conferencia "Más Europa Unida" a cargo del expresidente del Parlamento Europeo, Enrique Barón, quién declaró que "los padres fundadores querían cambiar Europa" pero que "no les hicieron muchos caso". Señaló que “la Unión Europea es una unión de estados que comparten valores", que "esta Unión tiene carácter federalizante" y que es razonable hablar de federación europea. Resaltó que para salir de la crisis hay que completar la unión monetaria con una unión bancaria, una Agencia Europea de deuda, las políticas de crecimiento, reforzar la unión políticafederalismo fiscalreconocer a la Comisión como un gobierno con competencias en materia económicafusión entre la presidencia de la Comisión y del Consejo. Más tarde tuvo lugar la conferencia del Secretario de Estado para la UE sobre "la posición española ante la profundización de la Unión Europea". Méndez de Vigo expuso que "si profundizar es avanzar, no hay duda de que hemos avanzado" y que "el proyecto es seguir avanzando". Propuso que cada partido político europeo se presente con un candidato a presidir la Comisión, que se realice un debate sobre qué políticas europeas queremos, una lista electoral a nivel europeorecuperar la narrativa europea que ha desaparecido.

La tarde del 2 se realizó la mesa redonda "Unión política y opinión pública europea" moderada por Juan Cuesta, presidente de Europa en Suma y secretario del curso, y contaba como ponentes con los periodistas Xavier Vidal Folch, Hermann Tertsch y Cecile Thibaud. Juan Cuesta planteó la pregunta  a los ponentes de ¿Por qué no existe una Opinión Pública Europea? Vidal Folch comentó que "hay temas y personajes europeos como si fueran temas y personajes locales o nacionales" pero que aunque Europa "se ha metido en la agenda todavía no es nuestra agenda" y que existirían barreras lingüísticas, culturales e históricas. Hermann Tertsch señaló que Europa es la construcción mínima que necesitamos para sobrevivir y que en todos los países hay recelos hacia una Europa Política por dos motivos: la costumbre de echar la culpa a Europa de los gobiernos nacionales y el despotismo ilustrado de la Unión Europea. Cecile Thibaud comentó que los franceses desde la unificación europea "siempre han puesto preguntas sobre Europa" y que no hay los mismos debates en España que en Francia sobre Europa; habló también de que es muy difícil un debate en las Redes Sociales.

Europa, desde el piso de arriba.

La tertulia de Europa en suma y Descartes con el Comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia.

 DSC_3231

Los que estamos en Bruselas tenemos la ventaja de estar un piso más arriba; vemos la situación Unión de manera más general, nos permite comparar lo que hacen unos y otros, afirma el Comisario.

Vemos, además, que si cada uno marcha por su lado no vamos a parte alguna. Si comparamos a Europa con el resto del mundo, comprobamos que somos una parte insignificante, y más con la ascensión de los países emergentes; nos estamos quedando atrás en términos relativos.

Por lo tanto, sigue diciendo Almunia, hay más razones para integrarse ahora que hace años. En los últimos años hemos tomado, forzados por la crisis, decisiones que hubieran sido impensables seis años atrás.

Ya, comentamos en la tertulia, pero países rescatados, como Portugal o Grecia tienen unos datos de paro o deuda mucho peores que hace dos años.

Hay que preguntarse, puntualiza Almunia, qué habría sido de Grecia sin el apoyo de Bruselas. Probablemente estaría en una situación muy grave. Hay que tener en cuenta, añade, que sus gastos estaban fuera de control. El país tenía una bomba de relojería bajo sus pies, se iba al garete.

joaquin-almunia--644x362

Y en Bruselas, ¿no se habían enterado de la situación?, preguntamos.

Es la guerra y van ganando (ellos)

Diálogo social en la UE, en la tertulia de Europa en suma.

DSC_3130

Nuestro invitado de esta tarde, Ignacio Fernández Toxo, recuerda una cita del multimillonario Warren Buffet:

“Naturalmente que hay lucha de clases y hemos ganado”.

El secretario general de C.C.O.O. dice que no, que van ganando, de momento.

Pero en su exposición sobre el diálogo social en la UE, recogido por los Tratados y que es el pilar del modelo social europeo, no es muy halagüeño. Los órganos de poder europeos, dice, están en Berlín, o siendo más precisos, en Frankfurt. El diálogo social que tenemos en la Unión es de cartón piedra, reconoce. Se intentó corregir el déficit democrático con  la Constitución que fue rechazada en Francia y Holanda. Luego, la crisis nos pilló en pleno proceso de renacionalización de las políticas. Hablar hoy de una dimensión social en los 27 es un sarcasmo, apunta.

La idea del estado del bienestar, comenta, nació en Alemania en la posguerra con un gran pacto social. Allí nacieron las bases de un sistema que ahora esta en cuestión. Pero, ahora, el mundo ha cambiado, no hay fronteras. Y con la crisis se apunta la idea de que Europa no puede competir en un mundo globalizado, manteniendo el Estado del bienestar.

Aquí no dimite nadie

Debate sobre la corrupción en la Unión Europea en la tertulia de Europa en suma.

DSC_2889

¿Y en el norte de Europa? ¿En ese norte frío, calvinista, rico e industrial?

Sí, parece que sí. Allí se dimite, y mucho.

Lo recuerda uno de los ponentes en la tertulia, Jesús Lizcano, presidente de  Transparency International España. Por ejemplo, comenta, una ministra finlandesa renunció a su cargo porque se descubrió que había utilizado su tarjeta de crédito oficial para comprar unas chocolatinas…

Hablamos de corrupción, indica Lizcano, cuando un cargo público se aprovecha del mismo con fines privados.

Y el mundo es muy corrupto, añade. De 176 países analizados, el 70%, suspende. Los menos corruptos, una vez más, son los del norte de Europa, que encabezan siempre las listas de calidad de vida.

España no queda muy bien en este índice y vamos retrocediendo, señala Lizcano. Hoy estamos en el puesto 31, al nivel de Botsuana. Aunque hay que decir que quizá ese país, antigua colonia británica, heredero de sus instituciones y que dedica el 10% de su PIB a educación, se escandalice por estar a nuestra altura, a pesar de su mala fama por ser escenario de reales cazas de elefantes reales.

Las instituciones públicas, y hay algo más de veinte mil en España, tienen que ser transparentes, afirma. Es por lo que lucha su organización; el ciudadano debe poder conocer su funcionamiento, sus gastos. España es de los pocos países de la UE que no tienen una ley sobre la transparencia pública, aunque se está tramitando una al respecto. Por lo que parece, por lo que sabemos, asegura Lizcano, esta ley dista de ser perfecta o correcta, pero, al menos, tendremos algo.

Sol, playa y sangría (moral y económica)

La Marca España en la tertulia de Europa en suma.

img0

Durante décadas, España tuvo en el mundo una imagen simpática. Éramos conocidos, también, por una inteligente utilización de la energía solar. Llegaban los turistas por decenas de millones, les dábamos vuelta y vuelta al sol y regresaban a sus tierras, contentos y  colorados cual langostinos, tras haber consumido algunas birritas (algunos de más)

Después, con la llegada al poder del hombre que decía aquello de estamos-trabajando-en-ello, tuvimos un crecimiento económico que estuvo a punto de colocarnos por delante de potencias como Italia o Francia, un proceso que asumió sin críticas y con deleite su sucesor, el veterano diputado por León.

Pero estábamos cimentando nuestro crecimiento, nunca mejor dicho, sobre hormigón y, sobre todo, sobre la deuda, mucha deuda, de las familias.

Hoy, en medio de esta-pavorosa-crisis, las autoridades intentar quitar el polvo (de cemento) de la marca España. Revitalizarla, vamos.

img4img5

“Este observatorio me trae por la calle de la amargura” reconoce Javier Noya, que investiga la evolución de la Marca España para el Instituto Elcano.

“En los últimos meses y años, la imagen del toro, herido o moribundo, ha aparecido en todos los medios internacionales para reflejar la mala situación económica o la corrupción en nuestro país. Si salimos en algún medio es para mal, cuando lo mejor, muchas veces, es no aparecer en las noticias, como le pasa a Zara.

En muchos países tenemos dos rostros, uno bueno y otro malo. El bueno es la imagen que se tiene en el mundo por la Transición, un modelo a imitar. Antes de la entrada en el entonces Mercado Común, pocos tenían fe en nosotros. Pero en las últimas décadas fuimos a más y pasamos a ser algo; se nos estudiaba como un modelo de éxito. Pero todo eso se interrumpe trágicamente con la crisis de 2008.

Hoy, a pesar de lo que está sucediendo, se nos reconoce en el mundo por nuestra cultura y nuestra lengua. Seguimos teniendo un enorme atractivo turístico y este sector permite que el PIB no caiga aún más.

La percepción exterior es que España sigue siendo uno de los mejores países para vivir, pero no para trabajar. No se nos considera un país moderno”

¿A qué juega Alemania?. Los alemanes, ¿Nazis o exportadores? Tertulia E+

img001

Sí. Tenemos que reconocerlo. En el sur de Europa no paramos de tildar a los alemanes de nazis. Y en Grecia, en particular, de equiparar a la señora Merkel con el terrible Adolf.

El hecho es que cada años cientos de miles de jóvenes del sur, desde Portugal a Grecia, se van a Alemania. ¿Para afiliarse al partido nazi? ¡Nooooooo! Para buscar un empleo en la locomotora económica europea que no les proporciona el simpático y relajado sur. El invitado a esta tertulia, Enrique Barón, ex presidente del Parlamento Europeo, se enfrenta con el enunciado inmediatamente. A mí, asegura, me parece más importante saber a qué jugamos nosotros. La señora Merkel, recuerda, recibió a los sindicatos españoles muchos meses antes de que lo hiciera Rajoy. El Bundestag (cámara baja del  Parlamento alemán), sigue diciendo, ha debatido la situación de la economía española, cosa que no se ha hecho en el Congreso. A mí, añade, la postura del gobierno español me plantea muchos interrogantes.

img002

Sobre el “europeísmo” de Alemania, Barón recuerda que en la Grundgesetz, ley fundamental alemana de 1949 o Constitución, la base de la democracia de la nueva República Federal, se hace una mención expresa a una Europa unida, cosa que no recoge la Constitución española. Es decir, subraya, los alemanes se reorganizan no sólo a nivel nacional, sino como europeos. Alemania, comenta el veterano político socialista, buscó la competencia entre empresas, desmantelando los viejos Konzern, los gigantescos grupos empresariales nazis; creó la cogestión, el diálogo entre los interlocutores sociales, un Tribunal Constitucional independiente y un Banco central, el Bundesbank, que fue junto con la moneda, el Marco, el pilar del milagro económico.

Nos jugamos la vida

La tertulia de Europa en Suma sobre el estado de la Sanidad y los recortes

DSC_0998

Y teníamos, pensábamos, una Sanidad ejemplar. Y se cumplió un sueño y se descentralizó este servicio. Y llegaron las autonomías. Y decían que iba a mejorar la atención, acercándola al ciudadano. Y al poco tiempo, algunas autonomías montaban un aparato burocrático tan pesado o más que la vieja Administración central. Y se montaron hospitales y consultorios en cada esquina (porque había que ganar las elecciones). Y llegó “la que está cayendo”. Y descubrimos que no éramos tan ricos. Y hubo que hacer recortes en un servicio vital. Y las calles se llenaron de batas blancas.

 

No jugamos la vida en este apartado, dice el moderador de la tertulia Luis Pintor. No se trata aquí de política. Por ejemplo, añade, la Comunidad de Castilla La Mancha pretende suspender las urgencias, porque asegura que atender a una o dos personas al día es un despilfarro. Estamos, subraya Pintor, ante un problema básico, porque la Sanidad va a ser cada vez más cara; los tratamientos son cada vez más costosos y aumentan las perspectivas de vida.

Irlanda intentará acelerar el proceso de unión bancaria europea

Tertulia_1 

Había interés por conocer de primera mano cómo se encuentra Irlanda, y qué es lo que piensan y sienten los irlandeses, dos años después de que su gobierno se viera obligado a pedir el rescate a la Unión Europea. El embajador de la República de Irlanda en España, Justin Harman, buen amigo de Europa en Suma, era en esta ocasión el invitado especial de la tertulia mensual de nuestra asociación. El pretexto inmediato era el inicio de la presidencia semestral de la Unión, que desde comienzos de año desempeña precisamente este país, pero, efectivamente, el interés por Irlanda era más general, y eso quedó reflejado ampliamente a lo largo del coloquio.

Tertulia_2

Al embajador se le preguntó por ejemplo, por el régimen fiscal irlandés, que suscita grandes controversias con otros estados de la Unión por cuanto que beneficia la instalación de empresas extrajeras en el país gracias a un muy reducido impuesto de sociedades. El señor Harmann aclaró que Irlanda no piensa cambiar de modelo ni subir el impuesto para sociedades, cuyo tipo estándar es del 12,5 por ciento, porque, según dijo, el hecho de contar con ese porcentaje, menor que en otros países, se compensa por el hecho de que allí no se aplican las desgravaciones que sí son habituales en otras latitudes. En este sentido, el embajador insistió en que Irlanda apuesta por la empresa como motor del crecimiento, y que su modelo seguirá buscando atraer inversiones internacionales con incentivos: y entre esos incentivos o esas ventajas para la instalación de empresas en el país, aparte de la fiscalidad, Justin Harman citó el alto nivel de formación de sus trabajadores y el idioma inglés.

TOP