Defraudadores, gritad conmigo: ¡Viva Panamá!

La tertulia de Europa en suma sobre paraísos fiscales en Europa, con Francisco de la Torre, inspector de Hacienda, diputado de Ciudadanos y presidente de la Comisión de presupuestos del Congreso.

tertulia abril 2016.euEn primer lugar, first of all, según dicen los anglosajones tan mal copiados como veremos, el famoso despacho panameño Mossack Fonseca es, apenas, el quinto del mundo en importancia en este tipo de negocios y el segundo en Panamá. ¿Cuál es el primero? ¿Que hacen los otros?

Ah, eso todavía no se ha desvelado. Porque no estamos ante un caso de investigación periodística sino ante un soplo, un chivatazo, el mayor de la historia, se dice. “Alguien” pasó al diario alemán Süddeutsche Zeitung 2,6 terabytes, más de 11 millones de documentos, que revelan el ocultamiento de propiedades de empresas, activos, ganancias y evasión tributaria de políticos, financieros, deportistas, información sobre los tejes y manejes del bufete centroamericano. Sin cobrar nada a cambio. Simplemente, el informante trataba de “ hacer públicos esos delitos”. ¿Con que intención?

Ah, no se sabe. Ante tal avalancha de datos, el diario muniqués, que tuvo que utilizar complejas herramientas informáticas para procesar la información, pidió ayuda al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, y éste entro en contacto con otros medios. No es que un diario español y una cadena investiguen, sino que, en puridad, reciben los datos.

El término Paraíso Fiscal es equívoco en términos de derecho fiscal, subraya Francisco de la Torre. Además, es una mala traducción del inglés Tax Haven, refugio fiscal, donde se ha confundido Haven, puerto seguro, refugio, con Heaven, cielo o paraíso. Pero en el fondo, asegura, se trata de ocultar los impuestos que debería percibir un Estado. Antes, esos enclaves eran refugios para corsarios y piratas y ahora cuentan con el amparo de esos Estados. El término adecuado, dice, sería off shore, fuera de la costa, pero en la realidad nos encontramos con que los auténticos paraísos fiscales se encuentran en los centros financieros de nuestras ciudades. En la práctica, casi todas las grandes compañías buscan los vericuetos para actuar off shore.

Lo fundamental de esos Paraísos, afirma el inspector de Hacienda, es que tienen secreto bancario, son opacos para los Estados, no colaboran con las autoridades judiciales. En Panamá, las acciones de las sociedades fantasma creadas eran al portador, por lo que no hay manera de saber a quien pertenecen. Estos lugares tienen también impuestos muy bajos, aunque no es el factor más determinante. Lo relevante es que se utilizan para evadir impuestos y las grandes multinacionales utilizan un sistema complejo de triangulaciones para no pagarlos.

Técnicamente, afirma de la Torre, en la Unión Europea no hay paraísos fiscales. Eso en la teoría. En la práctica, hay países que tienen convenios con otros donde se paga muy poco. Está el complejo doble irlandés, pagas a Irlanda y de aquí el dinero se va a aguas más cálidas. Con el sistema alemán del carrusel se crean empresas fantasma llamadas truchas que aparecen y desaparecen para evadir impuestos. Con el sandwich holandés se opera en Europa, pero en realidad se factura a los Países Bajos desde las Antillas neerlandesas.

( Está, por ejemplo el caso de una afamada casa de muebles para montar, que no es una sociedad anónima sueca, sino dos fundaciones holandesas que remiten a través de varios saltos sus cuentas al Caribe, y Bruselas le reclama 1500 millones de euros del último ejercicio. Vano intento. La empresa que redecora la casa sostiene que, al rebajar los impuestos, consigue un producto más asequible al consumidor. Simpáticos ellos. O el de una afamada casa de ordenadores y móviles que remite sus facturas a Irlanda y desde allí las rebotan a las playas del Trópico. Simpáticos ellos también)

Eso es un problema. Lo que se paga en Europa tendría que quedarse aquí, sostiene de la Torre. Por ejemplo, España está al fondo de la Unión Europea en recaudación por PIB, incluso por detrás de Grecia. Algo pasa. En la UE tenemos un problema muy grave. En los EEUU o en Australia tienen un sistema de tributación común único y aquí tenemos regímenes fiscales muy distintos. No hay manera de coordinar 28 autoridades distintas. No es ilegal tener una tributación baja, como pasa en Irlanda. El problema es cuando actúa el doble irlandés y se factura desde el Caribe.

Un objetivo de mínimos, sostiene, sería establecer una lista de paraísos fiscales y la relación de estos lugares con sus bases. Si la tributación se hiciera en países con impuestos bajos, como Irlanda o Chipre no habría problemas. La cuestión es que las grandes multinacionales se llevan sus beneficios a lugares donde no se paga casi nada. Una fórmula podría consistir en compensar por las posibles pérdidas a los países pequeños, porque con la evasión, los grandes perdemos mucho más. Si las grandes multinacionales no pagan vamos a tener problemas. Tenemos que exigir a los grandes, afirma el diputado, lo que exigimos a las pequeñas y medianas empresas que no pueden acudir a los Paraísos.

Además, estas sociedades fantasma creadas en los PF no solo evaden impuestos, sino que habitualmente se dedican a blanquear fondos de procedencia ilícita como tráfico de armas, drogas y demás. Y cuando aparece un caso de corrupción, siempre hay detrás un PF.

Para hacer frente a estos delitos habría que seguir el rastro de dinero, asegura el inspector de Hacienda. Hay que recordar que Capone entró en la cárcel, no por sus asesinatos, sino por evasión de impuestos. Lo que no procede, estima de la Torre, son las amnistías fiscales, como la última del PP. No pueden pagar un 10% aquellos que han impedido que el Estado rastree su cuentas. Pero aquí, en España, añade, tenemos un misterio: contamos con cinco veces menos empleados en la Agencia Tributaria en relación con Francia o Reino Unido y la cifra está bajando. Claro, asegura, aquí lo que se lleva, lo que queda bien, es no pagar impuestos.

De la Torre estima que es necesario concienciar a la opinión pública contra los paraísos fiscales. En la tertulia varios participantes señalan, que lo que es concienciada, la sociedad, sobre todo los que apenas tiene una nómina y no se escapan del fisco, está muy concienciada. Aquellos que ni con una tarifa low cost pueden viajar a los Paraísos para ver que se cuece por allí.

Al final de la tertulia, tenemos la sensación de que se destapa algo, una pequeña parte del iceberg, para que todo siga igual. Panamá es el decimosexto país donde los españoles tienen más patrimonio, según los datos recopilados por la Agencia Tributaria durante los últimos tres años.

En la últimas semanas han circulado las habituales teorías conspiranoicas sobre este caso, que si había sido alguien desde los EEUU, con intenciones malévolas, el que había filtrado los papeles de Panamá, que no había estadounidenses en la lista... No es cierto, nos decía Francisco de la Torre; sí hay ciudadanos USA, unos 200. En los EEUU, aseguraba, la Hacienda es muy estricta y a la gente no se le ocurre defraudar ni por lo más remoto.

Bien, pero como aseguraba Bloomberg hace poco, los ciudadanos USA no tienen que irse muy lejos para encontrar un PF, porque los hallan en casa. El nuevo y favorito paraíso fiscal del mundo son los EEUU, apuntaba en su página web: http://www.bloomberg.com/news/articles/2016-01-27/the-world-s-favorite-new-tax-haven-is-the-united-states. Muchas cuentas salen ahora de viejos y castigados PF, como Suiza para irse a Delaware o Nevada. Es decir que cuando el dedo señala un PF, los que ocultan fortunas miran para otro lado. Lo que nos queda por ver...

TOP