Incertidumbre sobre el resultado del referéndum en Gran Bretaña

Tertulia en Europa en Suma sobre el "Brexit"

cameronSe planteaba hace poco Mark Leonard, fundador y director del European Council on Foreign Relations, si su compatriota David Cameron podría llegar a pasar a la historia como el peor primer ministro que haya podido tener Gran Bretaña: peor incluso que Neville Chamberlain, aquél que creyó que podría aplacar a Adolf Hitler y salvar la paz haciendo vergonzosas concesiones al dictador alemán y aceptando su política de hechos consumados.
En el caso de Cameron, su gran fracaso histórico sería, hipotéticamente, perder el referéndum sobre la permanencia de su país en la Unión Europea (es decir, que triunfara el “no” en la consulta, y que ello supusiera finalmente la salida de Gran Bretaña de la Unión), y a continuación, y como consecuencia de lo anterior, precipitar un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia, que esta vez daría un resultado positivo (porque los escoceses no están, de ningún modo, por la labor de abandonar el proyecto europeo) y provocar así la ruptura del Reino Unido. Sería un pésimo legado, sin duda, para el estadista Cameron.

Hablamos de esa posibilidad, la de que finalmente Gran Bretaña pudiera abandonar la Unión Europea, en la última tertulia de Europa en Suma, que esta vez contó con la presencia de David Mathieson, periodista británico afincado en España, analista político y, entre otras cosas, antiguo asesor del que fuera secretario del Foreign Office, Robin Cook, en los primeros gobiernos de Tony Blair. Y Mathieson dijo que no es fácil hacer pronósticos sobre el resultado de esa consulta europea.

Apuntes para campañas electorales en un mundo digital

campaña digital 3La democracia se expresa en las urnas. Y las elecciones son la mejor forma en las que se refleja la voluntad popular. España vive hoy, tras ocho años de crisis, uno de los periodos más convulsos de nuestra historia reciente. El declive del bipartidismo PP- PSOE (que no su defunción mientras no se reforma la Ley Electoral) y la aparición de nuevos actores políticos -Podemos y Ciudadanos-, confiere a los cinco comicios electorales de 2014 y a los cuatro previsibles de este año (catalanas, generales, vascas y gallegas) una especie de segunda vuelta que puede determinar un panorama político completamente distinto. Para bien y/o para mal.

Vuelco del poder popular en municipales y autonómicas.     

El vuelco de las municipales y autonómicas del 24 de mayo ha supuesto un duro castigo para el PP, perdiendo casi un 40 por 100 de su poder a pesar del apoyo puntual de Ciudadanos. Duro castigo también para el PSOE que aun perdiendo millón y medio de votos consiguió un gran poder municipal y territorial al pactar con Podemos y sus Mareas.

Las alianzas PSOE/Podemos/Ahora-Madrid (alcaldesa Manuela Carmena) y Barcelona en Común/ Ana Colau) han posibilitado gobiernos radicales que, tras varios meses de gestión no han tomado decisiones revolucionarias para crear empleo o mejorar l calidad de vida de los ciudadanos pero sí populistas.

Cataluña: el reto es la secesión.

Las elecciones del 27S (52 por 100 de los votos en contra de la secesión frente al 53 por 100 de escaños) han dividido la sociedad catalana de parte a parte. Los secesionistas no han roto España todavía pero han destrozado la convivencia para veinte años; han hundido a Convergencia, a Unió y al PP -el PSC ya estaba hundido allí- y a la CUP.

Europa, de los nervios

El estado de la Unión en la tertulia de Europa en suma, con José Ignacio Torreblanca, director del European Council of Foreign Relations

Un viejo anuncio de la televisión en blanco y negro exponía el problema: ¿dolor, fiebre, enfriamientos? La respuesta llegaba rápida y contundentemente en forma de combinado de aspirina: ¡Okal!, era la solución.

Cuando se habla de los males de Europa la respuesta de políticos y expertos, más de aquellos que de éstos, suele ser : ¡ Más Europa!, sin que se sepa muy bien que es lo que significa. Sobre todo, teniendo en cuenta que la Unión prefirió la ampliación al Este antes que profundizar las instituciones comunes.

En nuestra querida Europa, se dice continuamente en los medios de comunicación, sufrimos en los últimos meses y años un mal o muchos males multiorgánicos que amenazan con dejarnos en la cuneta de la historia: tras la crisis del 2008, el abismo entre el Norte austero y el Sur despilfarrador, el terremoto político-financiero de Grecia, un pequeño país que representa apenas un 2% del PIB global y que según algunos iba a llevarse por delante todo el continente, la llegada masiva de refugiados, (un fracaso de Europa, dicen los medios, que no apuntan la solución), los atentados en Francia, las “amenazas” en Bélgica que paralizan la capital comunitaria, la suspensión de Schengen, la posible salida del Reino Unido, la desafección creciente de los ciudadanos...

Europa y la crisis de los refugiados

La tertulia de Europa en suma con Jesús Núñez Villaverde, codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Ayuda Humanitaria y Nuria Díaz de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

Núñez Villaverde se califica de europeísta, pero crítico. Sostiene que acoger a los refugiado no es una cuestión de altruismo, sino una obligación; hay que ayudar al que huye de una guerra. Es vergonzosa, pues, la subasta de refugiados entre los diferentes países. Necesitamos a la UE, dice, para resolver los grandes problemas internacionales, lo que no puede acometer un Estado aislado.

Además, sostiene, en la UE somos unos 500 millones de habitantes y los 160.000 acogidos son una proporción ínfima. Turquía y Jordania están mucho más saturadas que nosotros.

El experto afirma que deberíamos adoptar una política de “egoísmo inteligente”, con derechos y deberes. El problema no es que lleguen refugiados, sino que no lleguen, porque tenemos un grave envejecimiento de población en la UE y necesitamos millones de inmigrantes.

Nuñez Villaverde expone lo complejo de la situación siria, con unos 7.000 grupos armados de “rebeldes”, de todos los pelajes, donde está en juego el liderazgo regional entre sunníes y chiíes, y la hegemonía internacional entre Rusia y EEUU. Putin ayuda a Basar el Asad y juega de nuevo la carta de Ucrania. Occidente está con los “ rebeles” y Arabia Saudí y Emiratos del Golfo con el E.I. En la medida en que no haya una solución a esta crisis, seguirá la llegada de refugiados. Y no basta con una solución militar.

Por otra parte, afirma, la UE debe evitar tomar como ejemplo a España que, para evitar la llegada de refugiados llenó los bolsillos de los dirigentes africanos.

Nuria Díaz considera que no es posible saber cuantos refugiados pueden llegar. Habría que conseguir que su llegada se hiciera de manera regulada, que consiguieran visado y asilo antes de iniciar el viaje. Debería haber, afirma, una política global de asilo teniendo en cuenta los derechos humanos. Ahora pedimos a Turquía que retenga a los refugiados a cambio de dinero y de la vaga promesa de retomar las negociaciones para su adhesión. Y está claro que levantar vallas como se ha hecho entre Marruecos y España, no sirve.

En la tertulia se plantea el problema de la política de asilo, porque se puede dar ese estatuto a los sirios, pero no a subsaharianos que también huyen y se pueden crear refugiados de 1ª y de 2ª.

Sigue entretanto la imposible partida a tres bandas, Damasco-Irán-Rusia contra rebeldes-EEUU por un lado y Estado Islámico-países del Golfo por otro, y, de paso, todos contra todos, con los kurdos al fondo, lo que provoca y seguirá provocando la llegada masiva de refugiados, sobre todo de Turquía a Grecia, a un ritmo de unos 10.000 por día. La Unión insiste en que los que huyen pidan asilo en el primer país de llegada, como marcan los acuerdos de Dublín, pero los refugiados siguen su camino con un objetivo principal, Alemania. La canciller Merkel contribuyó al efecto llamada con su posición de apertura de primeros de agosto, pese la las protestas de sus aliados bávaros. Hoy la democracia cristiana merkeliana retrocede en las encuestas. A finales de año puede haberse rebasado el millón de refugiados en ese país. Las capacidades de muchas ciudades alemanas están al límite, la justicia no puede tramitar las decenas de miles de expedientes de asilo. Los costos harán subir los impuestos. Entretanto se dan situaciones surrealistas con la del muy progresista Ayuntamiento de Madrid que, sin que se sepa que haya acogido a un refugiado, exhibe en Cibeles esa pancarta de Welcome Refugees. Patético, señala un tertuliano.

Esta crisis, junto a la del euro, sostiene un participante, está poniendo en juego los fundamentos de la Unión. Si la UE, que es un gigante económico, no puede asumir esta llegada de refugiados, ¿para qué queremos Europa?, pregunta otro tertuliano. Nada nuevo. Europa nunca ha sido una historia de éxito sostiene Alfonso Sánchez, ex corresponsal en nuestra capital común.

...Y vendrán más refugiados.

La tertulia de Europa en suma, con Gil Arias, Director adjunto de Frontex y Carlos Ugarte, director de Relaciones Externas de Médicos sin Fronteras.

El mar, de un azul purísimo, aparece en los cuadros de Picasso y Matisse. El aire, limpio y cálido. Un escenario cargado de leyendas, de mitos, que atrae a los visitantes del norte brumoso. El Mar que está entre las tierras, el Mar nuestro, el de Ulises, escenario hoy de nuevos dramas.

Un punto sobre las aguas. El helicóptero desciende y sus tripulantes confirman que se trata de una barca de apenas doce metros de eslora en la que, según se comprueba después, se hacinan 400 personas, refugiados que huyen del hambre o la guerra.

Hoy, el mar mítico sufre varias crisis, las más puntuales en la costa sur, en Libia, donde llegan decenas de miles de refugiados, en medio de los enfrentamientos entre las decenas de guerrillas que apoyan a dos Estados, uno “religioso” al este y otro “laico” al oeste. Y en el extremo oriental, Siria, donde se libra una guerra múltiple entre tres facciones, el régimen de Basar El Asad, la oposición armada y los islamistas, que ha desplazado de su casas de su pueblos o ciudades a millones de personas.

Europa, la electricidad, los vientos y los fósiles, en la tertulia de Europa en suma.

Con Heikki Stedt, director de política energética de la Asociación Empresarial Eólica y José Luis Sancha, especialista del sector eléctrico y políticas energéticas.

 p3

En la Unión Europea no estamos muy bien de energía. De la política, de la anímica y de la otra. Importamos más del 50 % de la energía que consumimos; en España en torno al 70 % . Pero, además, nuestros principales suministradores, Rusia, Oriente Próximo o Venezuela, no son muy “fiables” o poco “estables”.

En su momento, apostamos en Europa y en nuestro país por las renovables como alternativa a la dependencia del exterior, pero ahora, en España, estamos en pleno apagón de la eólica y la fotovoltaica. 

El sector eléctrico es uno de los elementos que definen el éxito de un modelo, afirma el presentador de la charla, Luis Pintor,  pero subraya que es al mismo tiempo un factor decisivo para la supervivencia de ese mismo modelo. Hoy, casi todo es eléctrico y, si quiebra este sistema, todo se hunde, precisa.

El Ocaso, Sociedad Europea.

La tertulia de Europa en suma sobre el modelo del estado de bienestar europeo, con Marcos Peña, presidente del Consejo Económico y Social.

DSC_9185

Frente al café Comercial de la glorieta de Bilbao de Madrid, donde celebramos las tertulias de Europa en Suma, se encuentra la sede de una afamada compañía de extraño nombre para dedicarse a los seguros, El Ocaso, conocida desde hace décadas por hacerse cargo de tu entierro a costa de una pequeña cuota mensual…

El letrero, su luz amarilla, compite por la tarde con el ocaso del Sol. Una imagen melancólica que puede simbolizar el estado de la Unión.

Hoy, en nuestro espacio común está en juego la sostenibilidad del prestigioso modelo social europeo, un problema que no nace con la crisis de 2008, sino mucho antes, con la globalización, la deslocalización de fábricas y la compra de productos baratos procedentes del antes dormido Extremo Oriente.

El canciller alemán, Helmut Kohl, ya advertía en 1990 que por entonces no es que hubiéramos empeorado sino que los “otros” se habían vuelto mejores.

TTIP: ¿Comeremos pollo clorado en Europa? ¿Perderemos soberanía y derechos?

La tertulia de Europa en Suma sobre las negociaciones para el nuevo acuerdo entre EEUU y la UE.

DSC_8823_450x295

¿Tienen soberanía los Estados? Sí, quizá algunos pequeños como Noruega y Suiza, poderosos en lo económico (gas, petróleo, sistema productivo y financiero), que están fuera de los grandes bloques, de grandes acuerdos  transnacionales como la Unión Europea.

Son más soberanos porque son más ricos y se pueden permitir ser neutrales o independientes.

Nos aliamos para ser más fuertes o porque somos débiles.

Ahora, nuestro bloque, la Unión Europea, que fue un modelo de crecimiento, de bienestar, de democracia, se encuentra zarandeado por la crisis y la globalización.

Y para conseguir que tengamos más peso se anuncia una nueva alianza que algunos temen como si fuera una borrasca del tipo ciclogénesis explosiva que viene del Atlántico y que puede afectar a nuestra soberanía, derechos, empleos y calidad de vida.

Aquí Europa, ¿hay alguien ahí arriba?

La tertulia de Europa en suma sobre la aventura espacial europea.

f1 (450x253)

Se cuenta en Polonia un chiste con el que se intenta  explicar por qué el país es tan creyente, tan católico. Porque con Rusia al este y Alemania al oeste, se dice, la única salida es hacia arriba, hacia las Alturas.

La Agencia Espacial Europea, conocida por sus siglas en inglés, ESA, no se ocupa de lo que sucede en las Alturas, no entra en cuestiones teológicas, sino en lo que pasa en las alturas por encima de nuestras cabezas, desde la mesosfera hasta los límites del universo.

El 7 % del PIB europeo depende del sistema de localización GPS que es estadounidense, inicialmente militar, hoy civil, por lo que de alguna manera estamos a merced de Washington. Por eso, al igual que Rusia tiene el Glonass y los chinos el Beidou, debemos contar con  nuestro sistema propio, el Galileo, que estará en funcionamiento dentro de unos años, subraya Javier Ventura-Traveset, portavoz de la ESA en España. El trabajo de la agencia, que acaba de cumplir 50 años, no es una opción, sino una necesidad.

TOP