Europa pixelada

Decía hace poco una escritora bastante conocida que la corrección política era un asco. Que ahora, en las narraciones infantiles, Caperucita y el lobo terminan prácticamente jugando al mus y tomando chocolate, no sea que proteste algún colectivo.

La corrección política lo invade todo. Se pixela a los niños, a los escoltas. De seguir así las cosas, la mitad de las fotos de los diarios aparecerán pixeladas. Pero el proceso de construcción europea es exactamente lo contrario.

La Comunidad Económica de los seis nació fuertemente pixelada en 1958 con la firma del Tratado de Roma. Gruesos píxeles en blanco y negro de señores muy severos, prácticamente todo señores, que trazaron cuatro líneas maestras sobre el camino a seguir.

Poco después, el píxel franco-alemán lo dirigía todo. De Gaulle le dijo a Adenauer: vosotros, los derrotados en la guerra, os dedicaréis a hacer tornillos, y nosotros, los franceses, a la política. Italia, adormecida en el falso sueño democristiano, no salía en la foto y el Benelux, muy productivo en lo económico, era demasiado pequeño en lo político.

La crisis empuja a Europa a la derecha

logoasoc-02

El gran vencedor de las elecciones europeas ha sido sin duda la abstención. Casi el 57 por ciento de los ciudadanos no se han sentido concernidos por estos comicios. Es explicable, por el comportamiento de los partidos, la renacionalización del discurso político o el desinterés de los medios hacia debates que no sean en clave nacional. Y es hasta cierto punto lógico porque, ante la actual parálisis del proceso de construcción europea, entender lo que en realidad se ha votado es cuando menos complicado. Y desmotivador.

¿Qué hemos votado? Hemos elegido un parlamento con competencias limitadas; cierto es que serán mayores cuando entre en vigor el Tratado de Lisboa. Pero nuestro voto no forma gobierno. Entre las instituciones comunitarias, lo más parecido a un gobierno es la Comisión, pero su composición no depende del resultado electoral. Está aceptado que el presidente pertenezca al grupo más votado y, como quiera que el triunfo del PPE estaba cantado, socialistas y populares ya se había puesto de acuerdo antes del 7 de junio en que Durao Barroso repetiría en el cargo.

Día de Europa, algo más que una fecha

Día de Europa que, este año, precede a las elecciones. Se celebra desde 1985 en conmemoración de la llamada Declaración Schuman, por la que, en 1950, el entonces Ministro de Asuntos Exteriores francés daba el primer paso para la creación de una comunidad interestatal, la Comunidad del Carbón y del Acero, precedente de la actual UE. El inspirador había sido otro francés, Jean Monnet. Pensaban en conceptos como calidad e incluso mejorar las condiciones de los trabajadores de ambas industrias, pero, por encima de todo, que esta unión alejaría la posibilidad de otra gran guerra. Como todos los movimientos trascendentales de aquellos años –Declaración Universal de los Derechos Humanos-, nacieron como reacción a la terrible contienda, en el deseo de trabajar porque nunca más se repitiera. Es bueno recordarlo en estos difíciles días.

Elecciones al Parlamento Europeo (II): Hay razones para votar

Iniciada la campaña, lamentablemente las previsiones se han cumplido. El vídeo lanzado por el PSOE con testimonios de hipotéticos ciudadanos europeos convertidos en estereotipos del pensamiento de la derecha –de la extrema derecha, no de la derecha democrática europea que es la fuerza mayoritaria del Parlamento- ha indignado a los populares (supuesta referencia de los postulados cavernícolas del vídeo). Populares que no pierden ocasión para situar en primer plano de su actividad de campaña la, en su opinión, incapacidad de Zapatero para afrontar la crisis. La derechota y la ineficacia; ya estamos dónde siempre. La misma historia de todas y cada una de las campañas electorales de nuestra democracia. ¿Y Europa?.

TOP