CARTEL COLOQUIO DIA25b

La UE quiere dar un impulso a la política común de seguridad y defensa

Tertulia de Europa en suma con el general Ballesteros, Director del Instituto de Estudios Estratégicos

Tertulia_Ballesteros_1

 

Después de un largo periodo en que la política común de seguridad y defensa ha venido quedando relegada en el ámbito de la UE, el Consejo Europeo de diciembre próximo se ocupará del tema. Sobre la mesa habrá una propuesta con tres palabras clave: eficacia, visibilidad e impacto. Eficacia de las misiones militares y civiles que la UE promueva y lleve a cabo; y visibilidad e impacto, es decir, información y difusión para que la opinión pública las conozca y las apoye.

El General Ballesteros, Director del Instituto Español de Estudios Estratégicos, nos avanza en “La Hora europea”, estas prioridades establecidas en el documento que el Consejo Europeo encargó a la señora Ashtom, Vicepresidenta de la Comisión y su Alta Representante para la Política Exterior y de Seguridad.

Reflexiona el General Ballesteros sobre la necesidad y la dificultad, a la vez, de avanzar en la política de seguridad común. Echando la vista atrás, recuerda que la actual Política Común de Seguridad, establecida en 1.999 en la cumbre de Helsinki, se adoptó en la época en que Javier Solana era Alto Representante del Consejo para la Política de Exteriores y Seguridad. Su propuesta se basaba en algo que se ha revelado como un éxito: dotar a la UE de una estructura de carácter civil, que le evitara competir con la OTAN en materia militar. Y esa combinación de capacidades civiles y militares como base de la política de defensa y seguridad se ha mostrado muy eficaz.

Hoy, sin embargo, 14 años después, es necesario adecuarla a los nuevos tiempos, así como definir y poner en marcha las estructuras que toda acción común exige. El Consejo Europeo es consciente de ello, de ahí la iniciativa del próximo diciembre. Pero, a la vez, no hay que olvidar que no estamos en un momento fácil para la colaboración en materia de seguridad. De hecho, cualquier iniciativa en ese sentido precisa de un liderazgo decidido. Y la UE adolece de falta de liderazgo en esta materia específica.  Alemania, el motor europeo en tantas cosas, no puede asumir el liderazgo en materia militar debido a su pasado. Y los dos países que tradicionalmente lo han hecho, Francia y Gran Bretaña, parecen hoy más preocupados por establecer acuerdos de cooperación bilaterales que les ahorren algo de su abultado presupuesto militar (ambos dedican en torno al 3% del PIB a defensa, frente al 0,65% que dedica España, descontando a los militares en la reserva) que de liderar una política de seguridad más ambiciosa para toda la Unión.

Tertulia_Ballesteros_2 De modo que esa falta de liderazgo político, junto a la voluntad de ahorro general, acentuada por la crisis, y la propia personalidad de la señora Ashton, determinan el perfil bajo de la política común de seguridad y defensa, prácticamente desaparecida ante la opinión pública en los últimos tiempos. El Consejo de diciembre tratará de paliar, en parte, esas carencias, conscientes de las dificultades de alcanzar acuerdos que exigen unanimidad y que pueden implicar un compromiso mayor de gasto en Defensa. En todo caso, parece claro que los acuerdos que se adopten seguirán basándose en la combinación de capacidad civil y militar, lo que se conoce como perspectiva integral. Una perspectiva que ha de incluir también una tercera pata: el desarrollo, especialmente en los países subsaharianos.

La UE tratará también de reforzar sus capacidades militares, favoreciendo a su propia industria. Pero, parece claro que para el desarrollo de las “capacidades” militares se precisan garantías. Es decir, ninguna empresa pública o privada del sector armamentístico invertirá en nuevas tecnologías -que toman de media 8 años para desarrollarse- sin la garantía de que toda la Unión se compromete en una dirección precisa. En todo caso, los analistas militares enfocan su mirada a largo plazo: hoy, tratan de establecer prioridades pensando en cómo estará el mundo en el 2020 y en las amenazas posibles en ese momento.

La UE, que acaba de crear un Servicio de Acción Exterior con 141 oficinas, y un Gabinete de crisis, adjunto a la Comisión, para actuar de inmediato en casos urgentes, tiene todavía mucho que andar para hacerse presente en la escena internacional con una política común. Las dificultades y la lentitud en la toma de decisiones hacen poco fiable o poco creíble a Europa en esta materia. Aunque la necesidad de unanimidad es también, hay que recordarlo, una garantía.

Tertulia_Ballesteros_3 

El desarrollar las “capacidades” de la defensa es también una exigencia creciente de nuestros amigos americanos, interesados en ir disminuyendo su presencia y, por tanto, su gasto militar en el viejo continente para desplazarlo a otros lugares donde consideran que las amenazas son mayores. EEUU le viene diciendo a Europa desde hace tiempo que aumente su gasto militar y que cuente menos con ellos. Un caso concreto sería el caso de la reciente intervención francesa en Malí, durante la cual Francia pidió a EEUU apoyo para transporte rápido de gran capacidad desde Europa a África, es decir, el uso de una clase de aviones que en estos momentos sólo tienen los americanos y los rusos. Obama le recordó al presidente francés que le ayudaría sin problemas si Francia pagaba el coste: 20 millones de dólares. Finalmente, gracias a la intervención de Hillary Clinton, a la sazón Secretaria de Estado, Obama entendió que estaba en juego la lucha contra Al Qaeda en el Magreb y por tanto también su propia seguridad y ofreció el transporte gratis.

El caso de Malí nos lleva a fijar nuestra mirada en el Sahel y las amenazas que de él salen en estos momentos. Cree el General Ballesteros que hay que agradecerle a Francia su rápida y contundente actuación, sin la cual hoy habría un gobierno favorable a Al Qaeda en esa país. Y recuerda que las intervenciones más eficaces son las tempranas, antes de que haya tiros. Después, suele ser tarde.

Malí es un caso paradigmático de esa  intervención integral que se precisa para resolver muchos conflictos: que empieza con lo militar, pero que combina también lo diplomático y que, para estabilizar posteriormente la situación, precisa absolutamente no sólo formar y dotar a sus fuerzas de seguridad, sino  invertir en el desarrollo económico del país.

Malí ejemplifica también lo peligroso que son los territorios fallidos: aquellos en los que nadie logra controlar o establecer un poder. Malí ha estado a punto de convertirse en uno de esos territorios, como lo son hoy parte de Níger o Mauritania: enormes extensiones de tierra, muy escasa población y pobreza. Es decir, imposibilidad de controlar el territorio nacional. Esa situación es especialmente atractiva para todos los grupos indeseables: terroristas, traficantes, mafias, señores de la guerra... encuentran en esa ausencia de control una vía privilegiada para sus operaciones. De ahí que, por ejemplo, en estos momentos el narcotráfico procedente de América del Sur llegue a Europa de forma preferente vía África del norte después de haber atravesado el Sahel.  Sus inmensos territorios desérticos son surcados por las nuevas rutas de ingreso de la droga. Y también por las nuevas rutas de tráfico de seres humanos. Las mafias de la inmigración ilegal del África subsahariana han desplazado sus rutas hacia el centro del continente, debido a las dificultades crecientes que han ido encontrando en países como Senegal o Mauritania, junto a Marruecos, su ruta tradicional de envío de emigrante. Los acuerdos de cooperación que España estableció con varios de esos países se han mostrado eficaces. Pero las mafias han encontrado nuevas rutas, aprovechándose de esos “territorios fallidos”.

Tertulia_Ballesteros_4 

Los “estados fallidos” son una de las cinco amenazas definidas en la actual política de seguridad y cooperación, junto a los conflictos armados, el crimen organizado, las armas de destrucción masiva y el terrorismo.         Pero estados fallidos hay muy pocos (tal vez el que sí lo es claramente es Somalia, un país sin control). Pero sí hay numerosos  territorios fallidos en los que se refugia “lo mejor de cada casa”. La actualización de la política de seguridad de la Unión deberá prestar especial atención a esa circunstancia.

Los territorios fallidos constituyen una amenaza innegable, una bomba potencial. Los explota Al Qaeda entre otros.  Europa debe de ser consciente de lo que ello implica y prestar la atención necesaria al problema. Para España, el problema es especialmente grave. Porque si los terroristas islámicos consideran como “satán” a varios países -Francia, entre ellos- , sólo hay uno en el que depositen la carga simbólica de Al-Andalus, el paraíso perdido, y ese país es España.

(Avisa el General Ballesteros de que en el Golfo de Guinea se están produciendo muchos casos de un nuevo tipo de piratería, diferente de la que se ha venido produciendo en las costas de Somalia contra los pesqueros. En estos casos, los piratas se quedan con el barco, aprovechan todo lo que pueden, pero no secuestran a las personas, por lo que este pillaje es menos conocido y no provoca la alarma social del caso somalí).

 El Consejo de diciembre también tendrá que estudiar cuáles son las estructuras necesarias para coordinar la política de seguridad. En estos momentos, no existe un cuartel general de mando de los europeos en ningún sitio. Cuando es necesario, se pide “prestado” un cuartel a la OTAN, lo que, por un lado, resulta conveniente porque evita duplicidades, pero, por otro, también crea conflictos porque no todos los países de la OTAN son de la UE, como es el caso de Turquía, que espera su aceptación.

Y volvemos al problema económico. En la actualidad, la UE dedica escaso presupuesto al tema. De sus 40.000 funcionarios, sólo 3.300 trabajan en el área de la política común de seguridad y defensa. Y de esos, sólo 220 en defensa. Pero el gasto en defensa está mal visto. Si se pregunta a los ciudadanos (ver encuestas del CIS) cuales son las instituciones más valoradas, el ejército y las fuerzas de seguridad aparecen las primeras. Pero si se le pregunta de dónde hay que recortar gasto, siempre apuntan a los gastos militares, aún sin saber el porcentaje que dedicamos a ello en comparación con nuestros vecinos. ¿A qué se debe esto? Probablemente a la percepción de que no tenemos enemigos cercanos, de que somos un territorio de paz.

Tertulia_Ballesteros__6 

La UE abordará en diciembre el modo de fortalecer la industria europea de defensa, muy basada en el I+D y con gran capacidad de producir e incorporar adelantos tecnológicos. Hoy, casi todas las tecnologías que se desarrollan en este campo son de doble uso, tanto civil como militar. Hay varios ejemplos de producciones exitosas, como el proyecto Airbus. Otras no tanto, como el carísimo Eurofigther. Y de nuevo, también en el terreno de la industria militar, la dificultad de ponerse de acuerdo cuando resurgen los egoísmos nacionales y cada país trata de “barrer para casa”.

Pero Europa se ha hecho grande, recuerda el General Ballesteros, cuando ha tenido grandes líderes que han sabido convencer a sus pueblos de la necesidad y las ventajas de hacer esas cesiones de soberanía que nos permiten avanzar en la integración. Hoy, hay que seguir esa senda de una mejor integración también en el terreno de la seguridad común, revisando las nuevas amenazas que se unen a las antiguas. Y recordando que la UE ha sido un éxito como proyecto político, también en materia de seguridad. Ya no hay guerras en el continente que produjo dos guerras mundiales. Por el contrario, la ampliación ha ido integrando nuevos territorios a esa zona de paz, lo que exige tener en cuenta también la seguridad de esos estados y el necesario arco de protección alrededor. De modo que revisar y actualizar las bases de la política común de defensa, precisando las nuevas amenazas, empujar la industria militar de doble uso y establecer estructuras que permitan la coordinación para posibles misiones de intervención de la UE aparecen como los ejes del Consejo de ministros de diciembre, dedicado a la seguridad. Habrá que estar atentos.

 Tertulia_Ballesteros_5

Pinit Fg En Rect Red 20
TOP